Marwood/Queyras/Melnikov/ONE/Méndez – Beethoven y Mahler, 14 de diciembre de 2019

Auditorio Nacional de Música, Madrid

Ludwig van Beethoven, Concierto para violín, violonchelo y piano en do mayor, opus 56
Gustav Mahler, Sinfonía No. 5 en do sostenido mayor

Anthony Marwood, violín (sustituyendo a Veronika Eberle)
Jean-Guilhen Queyras, violonchelo
Alexander Melnikov, piano
Orquesta Nacional de España
Antonio Méndez, director

Llevaba años sin asistir a un concierto en el Auditorio de Madrid y me apena confirmar que la salud de los madrileños sigue siendo mala. Tal vez sea culpa de esa contaminación que, según la Presidenta de la Comunidad, jamás ha matado a nadie, pero el concierto estuvo puntuado en todo momento por las toses y los carraspeos del público.

El Concierto Triple es tal vez el menos logrado de los conciertos de Beethoven. Hay días en que me parece un trío con acompañamiento orquestal y siempre corre el riesgo de convertirse en un concurso de egos (como en la desastrosa aunque legendaria grabación con Oistrakh, Richter y Rostropovich bajo la batuta de Karajan). Sin embargo, me gusta su aire relajado y expansivo, alejado de la urgencia imperativa de otras obras contemporáneas de Beethoven. Marwood es prácticamente un desconocido para mí. Sin embargo, he disfrutado mucho de grabaciones y conciertos de Queyras y Melnikov. Los tres estuvieron brillantes y contenidos, permitiendo, con un relajado enfoque camerístico, que Méndez se encargase de que la obra funcionara como concierto.

A la Quinta de Mahler Antonio Méndez supo extraerle todos los registros: el solemne, el arrebatado, el burlón y el gloriosamente optimista del último movimiento. Por debajo de los nueve minutos, su Adagietto fue uno de los más rápidos que he oído en directo sin sonar nunca apresurado, aunque también es cierto que la elección hizo evidente que la sección de cuerdas es donde la ONE tiene mayor margen de mejora. La orquesta, mucho más acertada que en otra Quinta que le oí hace algunos años, tuvo a ratos maneras y tonos de gran orquesta y el primer trompeta brilló de modo especial en una obra que es la pesadilla de los de su gremio.

Un buen reencuentro con una sala y una orquesta que han sido esenciales en mi vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s